sábado, 29 de septiembre de 2018

Mi patria era una semilla de manzana. Herta Müller.


                 La primera vez que leí a Herta Müller fue a raíz de recibir su premio Nobel, un premio para muchos discutible. Llegó un momento en que hablar mal de los países del este, sobre todo de sus miserias, que las hubo era sinónimo de calidad, y se otorgaban premios, se pasó de un extremo al otro, si en Cuba se dieron premios de pésima calidad a todo aquel que alabara la revolución castrista, ahora estaba sucediendo lo contrario.

El primer libro que leí de ella o mejor dicho que intenté leer y no recuerdo ni el nombre, me resultó extraño, había frases como inconexas, y así lo comenté a un entendido en literatura para el cual todo aquel que es premiado es Dios. 

Volviendo a Herta, alguien me dijo que leyera este libro, que habla de la fealdad y de la belleza y pensé que me podía interesar, como así fue, a veces una obra de un autor no te gusta y abandonas.. y hay que dar una segunda oportunidad.

La obra de Müller habla de la fealdad que había en los países comunistas; yo he conocido algo de ello y eso que el comunismo hace tiempo que terminó en Rumanía, país con muchos atractivos, pero con resquicios de aquellos años, sobre todo en lo cotidiano.Dice Müller que el comunismo creó un ambiente feo en arquitectura, mobiliario, ropa y un largo etc, hasta los autos eran incómodos, como si la comodidad tuviera que estar reñida con la política igualitaria que se pregonaba  y parece ser que si, contra peor esté el ciudadano más hará por el país, parecía ser la tónica general estalinista.

Dice la autora de esta obra que la belleza te protege y es un apoyo en la vida, y tengo que confesar que comparto con ella  esta afirmación. La belleza no suele ser entendida y te tildan a veces se superficial, como si la autentico estuviera en la uniformidad y la fealdad cotidiana que muchas veces tenemos que sufrir.La fealdad vuelve a la gente agresiva continúa diciendo y vuelvo a estar de acuerdo, la fealdad embrutece,cierto.

A veces hay que hacer un esfuerzo y encontrar la belleza donde no la hay. Los totalitarismos no son bellos, lo hemos visto, aquí y allí.

Dr.Zhivago y Boris Pasternak.

A Pasternak se le conoce solo por ésta obra, a pesar de que su producción literaria es más amplia,fue poeta antes que novelista. La hist...