miércoles, 4 de noviembre de 2015

La mano en el espejo.- Resumen y comentarios.


La mano en el espejo.

Lo que ocurre después de la muerte es un desafío, algo de lo que la mayoría prefiere no hablar ¿ para qué,dicen algunos? El tema resulta incomodo.
La  gente se suele mover en torno a un núcleo de creencias según la religión que profese, pero poco dicen estas al respecto, salvo vagas ideas de un infierno, purgatorio y cielo  en el caso de la católica o ramas cristianas y nada más.

En estos últimos años muchos testimonios han salido a la luz, antes si alguien hablaba del tema era poco menos que un iluminado. La autora ha sido profesora y periodista, sin entrar en pormenores de curriculum, tardó tiempo en decidirse a escribir el libro por miedo al que dirán.

Y aquí comienza la historia. Era un Domingo 8 de Marzo de 2005, aquel día descubrí una enorme huella en el espejo del cuarto de baño de mi casa de Sacramento , no era una huella normal y corriente, parecía estar hecha de una sustancia especial, algo polvorienta y mostraba la estructura ósea de la mano, por el tamaño era la mano de un hombre, aquel día era el aniversario de la muerte de mi marido,  cogí la cámara e hice algunas fotos.

La primera pregunta que me hice es si el espíritu de mi esposo había quedado atrapado en el lugar y quería ponerse en contacto conmigo, pero era entrar en un terreno desconocido. Mantuve la huella una semana hasta que llegó la Sra de la limpieza.

   Cuenta Janis, la autora, que se crió en un mundo religioso pues su padre era pastor de una iglesia presbiteriana y cuenta cosas interesantes como que la fé es un asunto mucho más complicado que una simple creencia y que hay que llegar al fondo de las cosas y formularse preguntas; tenía una mente analítica y curiosa, mi padre me había dicho: prefiero que busques y desafíes tu fe a seguirla a ciegas.
Como es habitual en este tipo de relato la autora narra no solo su vida sino de la de sus padres y abuelos, su entrada en la Universidad , su divorcio  y así hasta llegar al día en  que encontró la mano.


Pero los sucesos comenzaron mucho antes, en la misa de funeral una puerta que daba a la sacristía se cerró de forma violenta sin que hubiera viento, ni nadie allí, al llegar a casa el carrillón del salón comenzó a sonar, algunas bombillas se fundieron, el reloj de una de las mesas se había parado a las 12:40 hora exacta de la muerte de mi esposo.¿ Era un cúmulo de coincidencias? Una semana mas tarde oí un ruido extraño en el baño y cuando entré vi como la pared ondeaba como si fueran olas del mar, aquello era algo insólito, llamé a un fontanero para que inspeccionara los tubos de salida de agua y dijo que todo estaba bien.

La autora también cuenta alguna que otra sincronicidad. Cuando  era joven no fue consciente de ello pues no sabía de su existencia ( esto nos ha sucedido a muchos) pero con los años fue apreciándolas y distinguiéndolas de las simples casualidades. Justo el día del padre cogió un libro y dentro había una carta que la madre de su esposo le había escrito un año antes felicitándole, se quedó sorprendida.

Durante el primer año de la muerte de Max los sucesos “casuales” se sucedían, aunque yo adoptaba una actitud de negación, pero la mano en el espejo en Mayo de 2005 justo al año de su muerte lo cambió todo.No sabía a quien contarle lo que me estaba sucediendo y al final opté por hablar con mi cuñada y mi hermana, personas de mi absoluta confianza, se mostraron comprensivas,, pero posiblemente pensaban que todo ello se debía a mi dolor,lo hablé con unas amigas y misma historia mucha comprensión pero sin creerme.Entonces decidí hacer un viaje con mi hijo a Italia, viaje que estaba programado poco antes de que a mi marido le diagnosticaran la enfermedad , ya en Portofino mi hijo y yo decidimos hacernos una foto juntos y le pido a un viandante que nos la saque, la sorpresa fue mayúscula, cuando llegamos a Sacramento vimos que a lo lejos detrás nuestra había una barca de pesca con un nombre Max , no salía de mi asombro.

A partir de ese momento decidí investigar sobre la muerte y el mundo espiritual, hablé con expertos , con físicos, profesores de universidad y entendidos  en estos temas, de pronto me acordé  de una mujer a la que había conocido años antes experta en distintas disciplinas y decidí visitarla, me dijo no tuviera miedo y que era muy posible que Max no acabara de hallar su camino, ya mi esposo me había dicho antes de morir que conforme vamos siendo mayores vamos acumulando filtros que nos impiden ver otros mundos y añadió presta atención.

A los dos años de la muerte de Max yo no quería estar sola, así que comenté entre mis amistades que quería rehacer mi vida y que me presentaran a posibles candidatos ( cosa habitual en algunos países pero practica desconocida en España) y se pusieron manos a la obra, le presentaban a gente de manera informal y ella decidía si quería una cita con ellos, de esta forma conoce a Jim con quien comienza una relación, pero cuando este estaba fuera de la ciudad y la llamaba por teléfono la línea se cortaba, la autora se pregunta si puede alguien desde el más allá hacer algo así. Los fenómenos extraños volvieron, un día el parabrisas de mi coche estaba lleno de hilos dorados, fenómeno que ya había ocurrido en el baño y cuando intentaba tocarlos se desvanecían.

La pareja se mudó a Sun Valley y un día Jim le comentó algo molesto ¿Porqué mueves las alfombras constantemente? Pero yo no movía las alfombras de hecho eran muy pesadas para moverlas,, pusieron los dos juntos la alfombra de una forma determinada y por la noche cuando volvieron la alfombra se había movido unos 20 cms y cambiado de posición,, los días posteriores la alfombra comenzó a enrollarse.

Un día asistió a una sesión de cine espiritual ya después se acercó a alguien y le contó su experiencia ¿ como ha dicho , una mano en un espejo? Necesita conocer a alguien, y así fue como le presentaron a wendland, este hombre era científico y se dedicaba a estudiar las realidades extrafisicas, el Dr Wendland se preguntaba¿ si solo somos un manojo de neuronas que sentido tiene el libre albedrío?

Cuando le pregunté porque los espíritus no se comunicaban de una forma mas entendible, su respuesta fue que era difícil el cruce de esos mundos,además si compartieran toda la información que tienen con nosotros,  entonces no aprenderíamos al no vivirlas. El objetivo de cada vida es aprender si supiéramos el final no actuaríamos.

También contactó con un especialista en fantasmas,según este las apariciones suelen darse en lugares donde ha habido vivencias, pero  en ocasiones suelen aparecer en otros lugares, a veces no son capaces de interactuar con nosotros, algunos son como hologramas,están ahí, pero son incapaces de comunicarse;según este especialista la mayoría de las apariciones de familiares suelen suceder entre las 48 /72 horas después del fallecimiento, pueden deberse a varios factores, deseo intenso de permanecer junta a la persona amada, asuntos inconclusos, incluso miedo a lo que viene después y todos estos factores podrían ser validos en el caso de Max.

A finales de 2008 Janis la autora del relato tuvo otro encuentro con los hilos dorados de los que ya hemos hablado, pero esta vez cuando toqué uno no desapareció,sino que se formó un triangulo dentro de mi mano.En nuestra nueva casa en Napa seguíamos teniendo problema con la alfombra, se enrollaba sola,se movía de lugar..Durante dos años consultaron con todo tipo de especialistas, afortunadamente en EEUU los especialistas no son siempre videntes o chamanes marginales, sino que hay mucha gente del campo científico, físicos, sobre todo de física cuántica y otras disciplinas, incluso dentro del campo de la medicina.

La historia termina sin una explicación sobre los fenómenos que sucedían en casa de la autora aunque cambiara de residencia.

PD. Nunca  vi un libro tan publicitado como este ,llevan mas de tres meses con entrevistas y publicidad de todo tipo en distintos medios, sobre todo en revistas esotéricas , me pregunto si se está vendiendo medianamente bien o si quizás el titulo no es entendido por el público o no es  lo suficientemente llamativo para el lector, puede ser original, pero la originalidad no siempre vende.Mi opinión al respecto es la de un libro más sobre la temática de personas fallecidas que quieren ponerse en contacto de alguna manera o advertir de algo y utilizan medios llamativos en este caso una mano en el espejo y una alfombra que cambia de lugar.

Para las personas que creemos que la vida no termina con la muerte el libro es una historia mas de las tantas que hay, que puede resultar interesante en mayor o menor medida y en función de que haya leído algo al respecto con anterioridad, y para los escépticos  me temo que el tema no interesa;hace poco en Cuarto Milenio uno de los escépticos habituales que participan, hizo una foto en un lugar de Sevilla próxima a una base aérea y salió el cuerpo a todas luces de lo que parecía un piloto militar con casco en la mano, la foto aparecía detrás del grupo y no se le veían bien los pies ¿ que explicación  dio el escéptico,?,pues  alguien que se reflejó en ese momento o alguien que pasaba, por eso digo que los escepticos ni se molesten.