domingo, 2 de octubre de 2016

La Fiesta del Chivo. M.V.Llosa.-Resumen y comentarios.




¿Quien no ha leído a estas alturas La Fiesta del Chivo? Alguien habrá. Vaya para ellos este resumen, de la para muchos la mejor obra de Llosa, y si algún critico dice que no es la mejor es en todo caso la más exitosa y creo que él lo sabe.

Yo la leí en su momento, recién publicada, pero hay obras que leo mas de una vez y esta es una de ellas, pues siempre se aprende algo.

La historia se sitúa en un contexto histórico preciso, los años de vino y rosa del dictador Trujillo, amo y dueño de la República Dominicana, no es el único amo y dueño y que gobernase de forma caprichosa, hay alguno más por aquellas tierras americanas, pero esta obra versa sobre él y a eso me limito.

Trujillo era poco menos que Dios, era el que mejor montaba, a decir de Llosa, haciendose éco del clamor popular que de estas cosas suele saber un rato, se tiró a Kim Novak, Zsa Zsa Gabor, Debra Paget y otras cuantas, les pagaba bien , un Mercedes o un Cadillac según estimara el precio del polvo. A Leeonidas le gustaba la apariencia, porque hay quien vive de ella, y en la América de los “machos” de lo que más se hablaba era de esto, era incluso mejor que su compatriota Porfirio Rubirosa otra gallo de corral,el semental de Porfirio se casó con su hija mayor Flor de Oro y el asunto no duró porque a Porfirio no le duraba ninguna mujer , eran objetos de usar y tirar. Porfirio no regalaba ni flores, más bien le regalaban a él, y es que cuando el éxito del matrimonio depende del tamaño del pene (*) la vida en común puede durar dos telediarios, el matrimonio con la millonaria Barbara Hutton duró un mes lo justo para sacarle un millón de dolares, pero ahora casado con su hija le parecía imperdonable que ese mulato fornicador la engañara porque el engaño era también para él.

Trujillo tenía lo que yo llamo el Don, osea lo mismo que Castro y otros dictadores, husmeaba la traición entre los más próximos antes de que se produjera.


El General tenía una mirada penetrante y desafiante intimidando a cualquiera que osara mirarlo directamente,parecía leer los pensamientos más secretos, llevaba gobernando la República Dominica desde hacía tres décadas con puño de hierro, iba siempre vestido de forma impecable, camisa blanca de inmaculado cuello, puños almidonados, y un anillo con una piedra tornasolada, según los supersticiosos un amuleto, no soportaba que ningún oficial llevara encima el menor descuido idumentario.

    Un buen día el Teniente Segundo Guerrero fue llamado a su despacho.

-Esa hoja de servicio tan buena no puede mancharse casándose con la hermana de un comunista, en mi gobierno no se juntan amigos y enemigos.Hay muchas mujeres en este país, búsquese otra.


Así gobernaba el General el país, metiendo las narices en todo hasta en la vida privada de la gente. Rafaél Leónidas era conocido como el Benefactor,el Padre de la Patria, y si el Padre de la Patria le daba esa orden a él en persona era por su bien, luego lo llevaron a un burdel para que se olvidara del mal rato, sacrificio por la patria, óbolo de sangre al jefe y  unas cuantas cosas más y finalmente un ascenso.El General exigía la prueba de la lealtad y pedía donde  más dolía.

La gente en el país vivía en vilo, calumnias, delaciones que aparecían en el periódico El Caribe, de lo que se dijera ahí dependía el destino de muchos, gente a veces apolítica, ciudadanos pacíficos caían en las redes del espionaje de Jhonny Abbés que tenía soplones  por todo el país.El Coronel Abbés era despiadado  y cruel. El recién ascendido decía: para que un gobierno perdure 30 años es necesario un Abbés(**)

           Trujillo un personaje de opereta (1891-1961)

Leonidas tenía un hijo el "romántico" Ramfis, perseguidor de mujeres de todo tipo, desde niñas hasta casadas, y era muy admirado, porque en República Dominicana si había algo que era motivo de elógio era el ser un buen fornicador, un macho cabrío.Solía salir de caza, pero no con una escopeta normal, la suya era otra, iba con sus amiguetes, solían gustarle las niñas de colegios de sister, bien uniformadas. Si el padre era generoso a la hora de regalar el hijo era pura miseria,había salido a la madre.Para algunas dominicanas era un honor que el heredero al trono se las tirara, era ademas el capitán del equipo de polo. A Ramfis le tocaba la desfloración de la chavala elegida y luego comenzaba el turno de los amigos, y esta historia llega a conocerse porque la niña en cuestión era una Perdomo, y cuando comenzó a desangrarse por una hemorragia, la llevaron a una Hospital en vez de tirarla en una cuneta como era lo habitual y los médicos se encargaron de propagar la historia.
               
La obra es un recorrido por la historia de la República Dominicana y van desfilando personajes curiosos. La vida de Trujillo fue siempre una fiesta, tenía todo : poder, dinero, “hombría” y supo aprovecharlo.

La Fiesta del Chivo es una fiesta para el lector, amena,llena de curiosidades y escrita por alguien que ha vivido y recorrido muchos kms pues no se puede escribir algo así sin haberse movido del sillón, por lo menos en los años en que no existía Internet, hoy gracias a este medio escribir es mucho fácil.

Si no has leído nunca nada de Llosa te aconsejo comiences por la Fiesta del Chivo


(*) Llosa utiliza la palabra verga
(**) Todos los dictadores tienen a un Abbés al lado sin ellos no podrían perdurar en el poder.