jueves, 30 de abril de 2015

La vida amorosa de Oliveira Salazar


                                                                  

Biografia de Oliveira Salazar segun el libro de Diane Ducruet (resumen)

Salazar, el hombre que rigió los destinos del país vecino durante años, es poco conocido en España, no todos los dictadores despiertan igual de interés, a pesar de que la mayoría detentó mucho poder, pero no todos tuvieron igual de influencia en el mundo.

Aunque dicen que las comparaciones son odiosas, no podemos establecer similitudes entre un Salazar, un Franco o un Stalin, bastante lejos unos de otros.
La mayoría de estos personajes totalitarios suelen tener una mujer al lado, por lo menos una oficial, en el caso de Franco sabemos sin lugar a equivocarnos que solo hubo una, pero no siempre ha sido asi.

Ya hemos visto como fue la vida sentimental de Stalin, un ir y venir de “Damas” que llega un  momento es que estamos perdidos.

Salazar tuvo a una también: Felismina de Oliveira dos años mayor que él, ya desde joven intuye que está predestinada a algo grande pero no sabe todavía qué.

Salazar nace en 1898, de constitución delgada, el chico solo tiene como compañeras de juego a sus hermanas, en 1905 entra en el seminario, salida profesional muy normal en aquellos años,allí entre columnas del claustro Felismina le lleva confituras y castañas asadas, el la recibía en la puerta vestido ya con sotana, pero  Antonio  era hombre de pasiones terrenales  y con el tiempo terminaría abandonando el seminario, pero antes de que esto se produjera  Antonio era ya un  seductor nato y sabía  provocar los celos de Felismina

En 1910 abandona la teología y se matricula en derecho en la Universidad de Coimbra, son años de agitación política, pero Antonio es hombre de suerte y cae bajo protección de la familia Perestrela, el prestigio de esta familia le abre las puertas y pronto despierta pasiones, ya en aquellos años  comienza a  ser considerado como uno de los mejore partidos del país a pesar de no tener fortuna personal ni titulo nobiliario,  Antonio gusta a  las mujeres.

En la Universidad se afilia al Centro Académico de la Democracia Cristiana, tiene  25 años  y sus facciones demacradas acentúan la profundidad de su mirada y mientras  Antonio estudia en Coimbra  Felismina pasa por un periodo de lo mas sómbrio.

Van pasando los años y la relación de amor/odio continua, cuando Salazar tiene 33 y ella 35 los sentimientos se van desgastando,  él sigue imparable hacia la jefatura de estado. En 1932 es nombrado Ministro de Finanzas y Felismina es la primera mujer que toma posesión como inspectora de enseñanza, y asi a lo tonto entre carta y carta Felismina se convierte en la mejor informadora de Antonio, ella va ejerciendo una influencia sobre él, así le aconseja que acabe con las escuelas normales cosa que él hace, se hace vindicativa: Dios, patria y familia, el liberalismo político es suprimido y detrás de todo esto una mujer que comienza a ser temida.Poco a poco va acumulando odio.

Salazar no se casaría nunca, Felismina fue muy importante en su vida, pero hubo otras. Gobernó durante 40 años. Como en otras dictaduras se trasmitió una imagen de él que no se correspondía con la realidad, lo pintaban como un canónigo casado con la patria, un hombre casto, pero a Oliveira le gustan las mujeres  aunque no el compromiso.

Al contrario que otros dictadores, no le gusta que haya retratos suyos en la medida de lo posible, sabe manipular a las masas sobre todo a las mujeres, pero   tampoco le gustan todas, es muy selectivo, tiene pocos amigos y los mantiene a distancia por miedo a que influyan sobre él, no le gusta entregar su corazón, hubo varias pero cuando las cosas comenzaban a ponerse serias las dejaba, sus “amores”no son simples líos, son auténticos romances.
   No soporta la luz del día y permanece largas horas en la cama, en él hay cierta elegancia, utiliza capa, guantes y corbatas de seda, su nuevo estatus le permite algunos  lujos, asiste al teatro, conciertos,,

En sus arrebatos amorosos le llega a hacer la corte a su prima Maria Laura y los chismorreos comienzan, que si están haciendo obras,, al parecer para su futura esposa,, pero todo quedó en eso. Maria Laura estaba ya comprometida.
Entre las enamoradas del político estuvo Gloria Castanheira una cantante lírica pero parece que no era de su gusto.

Siete  años mas tarde vuelve a encontrarse con María Laura, no ha tenido hijos, y el marido es un mujeriego, la joven que aun continua siendo bella comienza a influir en él y le dice que cambie la decoración del su apartamento, por aquel entonces Salazar era Ministro de Finanzas, pero un día tienen una discusión en plena calle ( parece que debido a la tacañería de él) y ella le deja, vuelve a Sevilla con su marido y después de unos meses se instala de nuevo en Lisboa donde la relación se reanuda. Pero Maria Laura era de armas tomar , se casa con un Sr bastante adinerado y se instala en Madrid, pero no termina la luna de miel con él y vuelve con Antonio. En 1933 él decide espaciar sus encuentros con ella, comienzan los años duros del régimen y se instaura la censura, en 1934 ella vuelve a Madrid con su esposo.


   En este año  de 1934 aparece otra mujer en su vida, Emilia, según contó en alguna ocasión ,Antonio  va derecho al grano y prescinde de preámbulos.

En los años 40 Oliveira sigue poniendo el país bajo su bota, se espía, se tortura y se elimina, el partido comunista no le crea problemas.

La amistad con Emília continua, ella además de artista de varietés  es astróloga y se  convierte en su vidente, esta mujer seguirá siéndole de mucha utilidad en años posteriores, así en el 67 le avanza la que se avecina, parece ser que Emília le advierte de un accidente casero cosa que sucedió, se cayó de una  tumbona. Fallecería en 1970, esta mujer era conocida en el mundo de las astrología bajo el pseudónimo de Sibila.

Pero aún faltan años para que Salazar muera y hubo algunas más  Mercedes a la que utilizó como informadora .

En 1951 la periodista francesa Cristine Garnier decide escribir un libro sobre Salazar, no sobre el político sino sobre el hombre, y se  produce un flechazo. En la primera toma de contacto la francesa le espeta: Para unos es Ud un santo y no tardaran en beatificarlo y para otros un jefe de estado sin sensibilidad,,, me han aconsejado que no me pusiera perfume ni esmalte de uñas.

De la entrevista se destila un tufillo que hoy sería inadmisible No dejare nunca que las mujeres casadas se emancipen y sean independientes economicamente . Así poco a poco la francesa va conociendo al hombre y se asombra de ver que vive en una casita en un pueblo, su lugar de residencia, el mobiliario es solo para lo útil y resulta poco agradable, no hay libros, ni fotos,el dormitorio en la misma onda, las cortinas manchadas de oxido, es la pobreza absoluta. Su residencia en Lisboa si era distinta y con mas comodidades.

Cuando la francesa llega al hotel donde se hospeda se encuentra con un ramo de rosas,,, Cristine se convierte en la favorita de Salazar y le regala un anillo comprado en París que cuesta 420 $, por primera vez en su vida se muestra generoso (*)

Con la periodista francesa de la que al perecer estuvo enamorado

Siente por la francesa un amor desconocido hasta entonces; cuando estaba en Paris la inunda de flores y otros regalos exóticos, como piñas de las Azores ,cajas de vino tinto, la adula y a ella esto le encanta. Esta vez el seductor fue seducido.



Pero la francesa estaba casada con el nieto del Dr Koch, el descubridor del celebre bacilo de la tuberculosis, el marido no sabia nada del asunto hasta que descubre las cartas de amor del portugués y se divorcia. Ella no tarda en volver a casarse y posiblemente Salazar que como hemos visto en algún comentario anterior era de una mentalidad decimonónica  no volvió a llamarla, la francesa también fue utilizada para asuntos políticos pero no se dejó manipular sentimentalmente, y cuando se cansó lo dejó, fue una lección para el político que llevaba toda la vida abandonando féminas.

Murió en brazos de María, su ama de llaves, que según la biografía de Diane Ducruet también estuvo enamorada toda la vida de él.

(*) Según se desprende del relato no era generoso.