miércoles, 22 de julio de 2015

Engañados por el azar ¿Existe la suerte?


Si se hiciera esa pregunta habría varias respuestas en función de como te haya ido la vida.- Quien habla de la suerte tiene que hablar de la casuística, hay quien no quiere oír esta palabra así el autor habla de algún filósofo como Solóm, de algún financiero moderno con George Soros o el mitológico Ulises y alguno más.

Pero quien es Nassin Nicholas Taleb: Es un ensayista y financiero estadounidense nacido en el Líbano, miembro de la Academia de matemáticas, es además un empirista escéptico que cree que los científicos y financieros sobre estiman las explicaciones  racionales.

Pertenece al grupo de los llamados filósofos escépticos como Montaigne o Hume entre otros.

Su obra más conocida es Fooled by Ramdonnes en ella explica como el azar desorienta a personas incluso ilustradas, sus obras han  sido traducidas a 17 idiomas.

Si el libro lo escribe un esotérico quedaría reducido a las librerías especializadas en la temática, pasaría sin pena ni gloria y se tildaría de supersticioso, pero es que este libro no tiene nada de eso, habla de Wall Street, de operaciones bursátiles y en algún momento resulta “abrumador”

Veamos que nos cuenta el Sr Taleb: Dice cosas que algunos ya sabemos no por diablos sino por viejos, como por ejemplo la suerte del tonto que está siempre en el sitio  y en el momento adecuado y que personifican la supervivencia del menos apto.-

 ¿ Somos capaces del distinguir al charlatán del genuino visionario? Dice el autor que la Diosa Fortuna es caprichosa. Esto no implica que todo triunfador sea tonto, no habla de una generalidad ni siquiera del 50%, se habla de casos de personas sin cualidades que por una razón u otra triunfan y de otras que teniéndolas no arrancan y ahí es donde entra el factor suerte. A veces la gente confunde las partes con el todo.

Las criticas al libro no se hicieron de esperar así algunos decían : si buen libro para vacaciones,,, otro: explica que lo parece talento se debe a la suerte,, el libro cayó en Wall Street como una granada de mano. Pero no todos los críticos opinaron igual en los distintos periódicos estadounidenses.

Hay una serie de factores que pueden contribuir al éxito: el trabajo duro, el ser puntual , el ir limpio y aseado, pero estas no son la causa del éxito, también otros valores: perseverancia, obstinación y aquí pone un ejemplo de cuando se compra lotería y no  toca, hay que perseverar y comprar como quien dice todas las  semanas pero hay quien compra incluso mas allá de lo prudente y no le toca nunca, mientras que hay casos de uno que solo compró un billete en su vida y le tocó el gordo.

Los millonarios suelen ser trabajadores duros y persistentes pero no todos los trabajadores duros y persistentes son millonarios, hay muchos emprendedores que no han tenido éxito a pesar de dejarse la piel ( en España a montones) recuerdo y esto es un caso que yo aporto de dos hermanos judíos que vivían en Fés, los dos tenían tiendas uno vendía lanas y otro cacharrería de cocina que había heredado de su padre, la tienda fue prospera en vida del padre pero cuando la heredó el hijo el negocio empezó a fallar, algunos pensaran que es que era un vago, pero no, no lo era, yo la historia apenas la conocía pero un día en casa de unos amigos oí la palabra árabe por excelencia BARAKA, según quien hacía el comentario  a ese hijo nunca le fue bien del todo, también había fracasado en el matrimonio, mientras vivió el padre fue tirando pero al morir la poca baraka que tenía terminó diluyéndose.

Que nos cuenta el autor cuando habla del azar mas que de la suerte( la traducción al castellano está cambiada) Comienza con Solóm aquel sabio griego que ya por aquel entonces estudiaba el tema, no es algo nuevo pues bien Solom decía: lo que vino de la mano de la suerte puede desaparecer por suerte, pero las cosas que llegan con poca ayuda suelen resistirse mas al azar. Solóm también habla de un problema que ha intrigado a la ciencia durante el ultimo siglo, el llamado cisne negro o suceso raro, otro tema que abordó el sabio fue la llamada cuestión del Sesgo no importa la frecuencia del  éxito si es demasiado caro asumir el fracaso.
Muchos hombres de negocio deben su éxito a la suerte pero ellos evidentemente no lo admiten.

 Parece que la serotonina un neurotrasmisor es responsable de algunos comportamientos, en los monos a los que se le inyectó esta sustancia se convirtieron en lideres, las personas con buenos rendimientos suelen tener mas serotonina, tiene también más capacidad de liderazgo.

Este no es un libro de fácil lectura una gran parte del mismo se dedica a analizar los mercados bursátiles y aunque es cierto que habla de los tontos con suerte, el libro no tiene tintes esotérico el titulo induce a engaño en cierto modo.

De pasada toca un tema que ya he observado en algunas personas, los millonarios que después de acumular millones llevan una vida espartana, casi miserable ¿ Que sentido tiene acumular una inmensa riqueza y vivir como si fuera un monje? Hay gente cuya felicidad esta basada en ver como engrosa cada mes su cuenta bancaria. 

Dice el autor que a él no le impresiona la gente de dinero, este concepto gente de dinero a veces resulta ambigüo, el autor es operador en Wall Street e hizo fortuna con el libro, quiero decir que pobre no es.

El hacerse rico no es un logro moral, sino social, se vive de cara a la galería, así cuenta como en Nueva York la zona donde viven los muy ricos también esta dividida, no todos los apartamentos son iguales. Una Sra sufría al ver como le hacían el vacío otras madres por no vivir en la zona mas cara dentro del mismo bloque o como veía con suspicacia los diamantes de otras madres mucho más grande que el  suyo, llegó a considerar a su marido como un fracasado. Nadie acepta el azar en su propio éxito, solo se acepta en el fracaso.

Hay que saber el numero de personas que intentan algo para hablar de fracaso o éxito, si diez gestores muy buenos intentan algo y solo uno lo consigue podemos estar hablando del azar.

El autor toca algún tema de pasada como aquellos enfermos de cáncer que se han curado de forma espontanea, se sabe que hay casos aunque se desconocen las  cifras pero los hay, ahora la pregunta es a que se debe, algunos dicen que tomaron tal o cual productos ( bicarbonato por ej o alguna fruta exótica) y seguramente fue así, la fé puede hacer milagros o también puede ser un milagro, pero entraría ya en otro campo ajeno a lo que el autor plantea. Pero que  alguien se haya curado con un producto X no significa que sea norma general.