miércoles, 18 de noviembre de 2015

El libro de mi destino.-Resumen y cometarios

El libro de mi destino.-Parinoush Saniee.

Interesante relato sobre la vida en el Iran pre-revolucionario a través de los ojos de una mujer.

Cuando la familia abandonó Qon le tuvo que prometer a su padre que seguiría llevando pañuelo en la cabeza, el Hiyab, pues en aquellos años no era habitual el Shador, el padre tenía miedo que la niña se estropeara y ella no comprendía como se podría estropear. Dejala ir a la escuela padre le decía su hermana, el problema que se les planteaba a la familia era encontrar un marido decente para las niñas, era costumbre concertar matrimonios entre familias y clanes,  uno de sus  hermanos tenía miedo que ella fuera a ser  mas culta, la abuela tampoco quería que estudiara.

Mi madre quería que mi hermano Mahmud se casara con una  prima que venía por casa, pues decían era una Sayyida ( descendiente del  profeta) pero mi hermano estaba enamorado de mi prima Mabubeh.

La ilusión de Masumeh nuestra protagonista era estudiar literatura pero lo tenía complicado, la directora del centro mandó llamar a su padre y este accedió a ir, finalmente el padre estuvo de acuerdo.

Un día resbaló en la nieve y se torció un tobillo, los hermanos le hacían la vida imposible, llegándole a dar hasta patadas.

Durante los dos años previos a la partida hacia Teherán hubo peleas y discusiones, solo se ponían de acuerdo en una cosa que tenían que casarme y liberarse de mi, yo iba todos los día al santuario de la Santa Masumeh a pedirle que pudieran llegar a  Teherán y estudiar, y gracias a Dios mis oraciones fueron escuchadas  nadie llamó a mi puerta para pedir mi mano, como nadie venía a pedir mi mano mi madre se acordó de un antiguo pretendiente que se había casado y divorciado unos meses mas tarde, era feo y antipático, así que me arrojé a los pies de mi padre para que me llevaran con ellos a Teherán.

Ya en Teherán mis hermanos se opusieron a que estudiara ,me costó sudor  y lagrimas convencerlos, cuando por fin mi padre me autorizó a ir a la escuela decidí ponerme solo el pañuelo lo cual irritó todavía más a mis hermanos, me había convertido en la personificación del pecado.

En casa solo teníamos una radio, aunque yo ya había visto un televisor en casa del tío Abbas, pero no podía escuchar música porque era pecado, sobre todo si estaban mis hermanos en casa.

Pasaban las semanas y mi proyecto de estudiar literatura se iba aplazando, mis dos hermanos no me dejaban salir de casa bajo ningún concepto.
Un buen día se presentaron en casa tres mujeres con un hombre, mi madre se puso manos a la obra, limpieza de la casa, compra de dulces, era un pretendiente, en cuanto lo vi me di cuenta que era una madera a la deriva, trabajaba con mi hermano Mahmud en el bazar, pero por fortuna no les gusté buscaban una esposa rolliza y mofletuda, yo era delgada y no era del gusto de los hombres iraníes, que lastima decía mi madre ,esta pobre niña no tiene suerte, era rico y además no había estado casado. La desgracia del desencuentro la terminaría conociendo todo el barrio y quien iba a querer casarse conmigo. La madre le preparaba arroz con pollo a diario, sopa de pierna de cordero, gachas de trigo con carne y sopa de pezuñas de oveja pero no había forma de qe cogiera unos kilos que me  hicieran apetecible para algún hombre, lo que quería era cebarme y entregarme a un monstruo. Me pusieron en venta y las familias venían a conocerme, se corrió la voz de que buscaba marido y a casa venía todo tipo de gente.

Pero yo estaba enamorada de otro hombre, Said, el ayudante del farmacéutico, al que había visto a varias ocasiones cuando iba camino del colegio. Mi amiga Parvaneh se mudaba de barrio y me quedaba sin confidente ni protectora.

El siguiente en la lista fue un carnicero robusto y con una amante,se enteraron gracias a una vecina, pero a mi madre parecía importarle poco, había que casarme a toda prisa, así que la vecina aterrorizada ante lo que me esperaba porque era un hombre bebedor y violento decidió buscarle marido por su cuenta, y encontró al hijo de unos libreros,la familia se presentó en casa para conocerla sin el hijo, decían que estaba de viaje, llevaron una foto y querían hacer la boda en una semana, lo cual me pareció muy raro, ese mismo día acordaron comprarme el anillo de boda, yo no daba crédito, en cuestión de dos horas organizaron la boda y el compromiso, yo me preguntaba ¿ que puedo hacer para detener todo esto? Todo el mundo opinaba excepto yo.

La boda se celebró y  todos dieron gracias al profeta. Cuando estuve a solas con él me dijo: tranquila me voy pues esta noche tengo cosas que hacer y cuando vuelva no te molestaré. Todo lo que esperaban de mi era que cocinara y sirviera en el dormitorio., al día siguiente me desperté sobre las 12 del medio día y la casa seguía vacía, no había comida excepto un somovar con te y unas pastas que habían sobrado de la boda, no tenía dinero para ir a comprar pero  me encontraba a  gusto porque me había alejado de mi familia, 48 horas después de la boda mi marido seguía sin aparecer pero si se presentó toda la familia de él, venían a ayudarme a limpiar el apartamento pero ya lo había hecho yo,la suegra me dio algunos consejos, dentro de nueve meses el primer hijo, y a los otro nueve el segundo, me trajeron una olla con guiso de cordero ,no había comido nada semejante en tiempo, esperaba el regreso del desconocido ( se refiere al hombre con quien había contraído matrimonio), a la mañana siguiente el desconocido había aparecido y se había quedado dormido sobre unos cojines, cuando se despertó me preguntó mi nombre,no sabía ni como me llamaba.

Pero el desconocido resultó ser una caja de sorpresas, era liberal y pertenecía a un grupo que se dedicaba a ayudar a los oprimidos. Aquel día fuimos a visitar a mis suegros, reinaba buen ambiente, allí los hombres hablaban con las mujeres.

Llegamos a un acuerdo habría libertad entre nosotros, cuando llegamos a casa el cogió unas mantas y se fue a dormir al salón, no sentía amor ni deseo por Hamid pero me sentía en deuda con él, después de un primer aborto  tuve un hijo , pero mi esposo seguía siendo irresponsable y no venía a dormir por las noches, nuestro hijo se llamó Siamak, poco después volví a quedar embarazada y me sugirió que abortara, no le gustaban los niños.

Mi vida transcurría en soledad con  mis dos hijos, mi esposo casi no aparecía por casa, una noche los niños se pusieron malos con diarrea,había una epidemia de cólera en el país, así que de madrugada llamé a un taxi, lo primero que me preguntó el taxista ¿ como es que está sola, donde está su marido? No la dejaran ingresarlos si no está el padre… así era la vida en Irán y así sigue siendo en algunos países a día de hoy. ..Hamid había desaparecido, llevaba tres meses sin dar señales de vida, y yo estaba viviendo de prestado, todo el dinero que me dejó se había terminado. Un buen día apareció sin mas…

Mis hijos iban creciendo y yo seguía sola, cuando Hamid venía dormía en otra habitación, ya para entonces  sabía que Hamid no es que se fuera de juerga sino que pertenecía a un grupo opositor al Sha.

Después de ocho años de matrimonio eramos una familia, hicimos un viaje y por fin Hamid se decidió a romper su promesa y me tomó en sus brazos.
Cuando Hamid entró en la cárcel su familia me ayudaba económicamente y pensé en trabajar, en la sección de anuncios de los periódicos había mucha ofertas de trabajo como secretarias, en algunos despachos me miraron de arriba a bajo con lasciva como si  en vez de secretaria buscaran una amante.

En aquellos años la SAVAK estaba por todas partes, había que tener cuidado al hablar.fueron años de represión brutal, entre los compañeros de trabajo había espías de la SAVAK.

La autora, bello rostro, tiene 64 años y reside en Alemania.

Por aquel entonces  mi otro hermano  iba a contraer matrimonio se hablaba de la novia como si de una inversión se tratara, espera a ver la dote y haremos tratos con el padre,decía mi hermano.

En 1977 había  un gran malestar en el país pero la gente se expresaba con más osadía, mi hijo mayor había adquirido algunas practicas, como levantarse para hacer la oración, no quería ver la televisión ni escuchar música en la radio y aquello me preocupaba, mi hermano también  estaba obsesionado con la revolución  y los ritos religiosos. Al año de morir mi padre se le hizo un funeral y se invitó a gente, la casa de mi hermano se llenó de Mulah había hombres y mujeres  por todas partes hasta en el jardín,  recitaban elegías, se daban golpes de pecho,,en aquel año el Sha iba a indultar a 1000 presos políticos así que tenía la esperanza  que entre los liberados estuviera mi esposo, una tarde mientras veía la televisión oí que la puerta se abría, era Hamid.

La llegada de mi marido  fue un espectáculo circense,la casa se llenó de curiosos, todos querían verlo, mi hermano se instaló en casa con un tropel de gente, hizo traer sacos de comida y el mismo se encargaba de hacerla para que yo no protestara, la madre ante la animación que había cogió sus cosas y se instaló también, poco después llegó la hermana de Tabriz con el marido y los hijos aquello  ya era imposible de soportar, porque a demás mi marido llegó con fiebre. El derroche y generosidad de mi hermano me sorprendían,mi hermano daba a entender que habían liberado a Hamid gracias a sus esfuerzos,cuando el medico llegó y vio el ambiente de la casa aconsejó que se fueran todos, que el paciente necesitaba tranquilidad.

En aquellos días de fervor revolucionario la casa seguía llena de pesonas, desde las terrazas la gente intercambiaba ideas, el Sha había huido del país.El ayatola Jomeini estaba a punto de llegar y todas las facciones políticas se habían unido, incluso viejos enemigos de antaño  ahora volvían a ser amigos,pero la euforia duró poco, ya no teníamos un enemigo común que es lo que nos unía , ahora había diversidad de opiniones políticas y eso creaba tensiones, una charla entre Hamid y mi hermano terminó en pelea, lo único que quiere el pueblo es el Islam terció mi hermano.
¿Retroceder cuatro cientos años, dijo Hamid? Las reglas de Dios no envejecen,esa era la opinión de mi hermano. Hay que cortarle la mano a los que roban,, encerrar a las mujeres,, terminaron en insultos y con este panorama mi esposo volvió a su ajetreo político y a ausentarse de casa, las batallas ideológicas lo eclipsan todo

La universidad era un caos, el grupo que llegaba antes colgaba un cartel en una sala y la cerraba para que no la ocuparan otros, gente que antes habían llevado una vida normal se dejaban barbas y llevaban el rosario en la mano y no solo eso sino que se dedicaban a liquidar asuntos pendientes,en el trabajo me advirtieron: Procura asistir a las oraciones del viernes porque si no estas acabada, lo importante es que te vieran rezar, todos los días ponían en el tablón de anuncios la lista de los que iban a despedir, la vida en Irán se complicó, apagones nocturnos, falta de alimentos y un día cuando llegué al trabajo vi que nadie me hablaba ,mi jefe me llamó a su despacho,había recibido una carta del comité de erradicación se la acusaba de comunista,,había personas dispuestas a testificar en mi contra,,me habían despedido , cuando llegué a casa estaba patas arriba y Hamid no estaba, días más tarde supe que había sido ejecutado.

Cuando mi hijo cumplió 18 años conseguí sacarlo del país,lo mandé a Islamabad para que cursara estudios,había estado encarcelado por motivos politicos, mi vida era trabajo y trabajo para mandarle dinero.

Un buen día mi amiga Parvaneh se encontró con mi antiguo amor Said, y después de hablar un rato convinieron en que me lo comunicarían, y asi de esta forma volvimos  a revivir momentos felices, pero los hijos de Masumeh no querían que su madre fuera feliz con otro hombre, solo la apreciaban como madre,  y la actitud de los hijos empañó la relación, Said volvió a EEUU donde tenía una "familia" aunque llevaba siete años separado y ella no quiso comprometerse para no indisponerse con sus hijos


Me quedo con una frase de la madre de nuestra protagonista: Todos llevamos el destino escrito en la frente desde el primer día .

La critica literaria del País: 

Digamos primero lo que no es esta novela: no es una innovación de estilo, no juega con tiempos ni personajes, no salta hacia la complejidad narrativa ni esperen de ella que inaugure una vanguardia literaria, su interés radica en conocer un Irán que aunque anclado en el S XX ( años 60/70) su sociedad parece medieval, y el dramático papel de la mujer iraní.
----------------------------------------
Nota añadida por mi.
La vida de las mujeres en Irán siempre fue mucho peor que en otros países árabes, maltratadas por hermanos y por los mismos padres, las casaban entre los 14 y los 15 años y no solían ver al novio hasta el día de los esponsales, en algunos casos las tenían encerradas en las casas sin instruirlas.Con la llegada delos Ayatolas las cosas para ellas no mejoraron, al parecer hacen una interpretación del Corán donde a la mujer nada les está permitido, el libro estuvo vetado durante mucho tiempo, hoy el sistema se ha suavizado un poco y se ha convertido en un Best seller. Un libro similar es el de Betty Mahmody No sin mi hija disponible en este blog
Comparto la critica del País.