lunes, 20 de junio de 2016

La mujer silenciosa.- Monika Zgustova, resumen y comentarios.

Hace poco leí un libro de Monika Zgustova , Las Rosas de Stalin, me gustó lo que contaba y como lo contaba, así que busqué en el catálogo de la biblioteca pública que obras podía haber de ella.

Yo de literatura checa sé poco o mejor dicho nada, a excepción de La insoportable levedad del ser y el Perfume pero todo lo que suena a checo  tiene la credencial de que me puede gustar, quizás porque me encantó el país, el más misterioso que he conocido y sus habitantes también me lo parecieron.

La autora tiene también escritos algunos artículos en el País, uno de ellos me ha gustado mucho, sobre el “idílico” matrimonio entre Vera y Vladimir Nabokob, otro trata de los escritores que se inspiran en Google para escribir una historia, Internet ofrece imágenes de todo tipo que pueden inspirar, aunque opino como ella, nada es como visitar el lugar in situ, pero no siempre se puede, sobre todo si hablamos de Chechenia.

En esta obra que comento editada en el año  2006 la autora nos habla desde la voz de una mujer de 70 años para la que la vida no acaba sino que empieza , Sylva va rememorando los  recuerdos de su vida desde la invasión nazi hasta el periodo comunista; es enigmática y reservada pero yo creo que todos los checos lo son, desde luego no se puede decir que sean comunicativos; sus años de infancia/juventud con unos padres ausentes y una vida en el castillo de niña solitaria, sus padres eran aristócratas y un buen día su madre le dijo siendo aún una adolescente : Ha venido un Sr a pedir tu mano, es embajador de Checoslovaquía en Budapest, el Sr era ya un hombre de cierta edad, y sus padres dieron la aprobación.

La vida al lado de su extraño marido y con una madre llena de normas en las que se basaba la aristocracia van haciendo de Sylva una mujer silenciosa.
Se quedó pronto viuda y su madre le aconsejaba que se comportara como una   noble orquídea, una mujer  inabordable, distante y reservada, ahora vivía en un pequeño palacete en Mala Strana (*) y por primera vez se sentía libre.

El libro está dividido en tres partes, la dedicada al periodo comunista es interesante, no es la única autora que toca el tema de los años oscuros donde la gente desaparecía y no se volvía a saber , Andrei Ivanovich el hombre con el que Sylva había tenido un hijo  había desaparecido,  hacía siete años que no tenía noticias de él, llamaba a las puertas de los ministerios pero no obtenía respuesta, no sabía si estaba vivo o muerto, Andrei había ido  a la Unión soviética y allí se pierde el rastro, ella había recibido una oferta para colaborar como informadora y se había negado, pero el estado tenía recursos para hacerte cambiar de opinión sobre todo con un hijo de por medio.

No quiero desvelar el final.

Libro que recomiendo


 (*) Mala Strana, un señorial barrio de Praga al otro lado del río.