lunes, 15 de agosto de 2016

La insoportable levedad del ser.

Cuando leí por primera vez a Milan Kundera no fui consciente del valor de su obra,muchas cosas me pasaron desapercibidas, he tenido que leer mucho más para comprender su obra, y sobre todo lo que supuso el periodo comunista en Checoslovaquia.

La obra de Kundera no es solo una obra de desamor o de amores pasajeros es también un manual de filosofía.

El encuentro entre Tomás y Teresa tuvo lugar debido a seis casualidades,, demasiadas diría yo, y es que las casualidades como ya hemos dicho tantas veces no existen, existe un destino y este se encarga de que haya casualidades.Pero el autor matiza que un encuentro no es tan significativo si se necesitan de varias casualidades, pero Kundera sigue ahondando en el tema: solo la casualidad puede aparecer ante nosotros como un mensaje, lo que se repite todos los días es mudo; si el amor debe ser inolvidable las casualidades deben volar hacia él desde el primer momento.

En el encuentro de Teresa y Tomas apareció en numero seis de forma seguida, la habitación numero seis, el terminaba de trabajar a las seis, vivió de pequeño en una casa que tenía el seis. Ella supo que era su hombre porque estando sentada en el parque los pájaros de la casualidad volaron hacia sus hombros.

La madre de Teresa era de tal belleza que tuvo nueve pretendientes y todos se arrodillaron a pedirla en matrimonio, se casó con el noveno porque se quedó embarazada y no encontró un médico que le practicara un aborto , durante toda su vida le parecieron mejor los ocho pretendientes restantes, un día se fue con un estafador y dejo al marido y a la hija.

Me quedo con una frase : Una decisión de peso va unida a la voz del destino. Magnifica frase que nunca antes había oído y con la que me identifico. El destino,, esa cadena atada al alma y que muchos niegan. El tema es recurrente a lo largo de la obra, el sino y lo que te ha tocado en suerte.


Ha envejecido bien a pesar de los años transcurridos. Porque hay situaciones  que aunque cambien los gobiernos siguen siendo consustanciales a la vida de las personas.