domingo, 8 de enero de 2017

Confesiones de un joven novelista.

Este ensayo relatado o historia personal es interesante, pues Eco se hace una pregunta que muchos escritores se han podido hacer¿ Inspiración o transpiración? No es fácil contestar con una respuesta definitiva. Creo que la inspiración es necesaria, nadie coge el ordenador y se pone a escribir sin una idea clara en mente de lo que quiere decir, y esa idea es una inspiración que tuvo, pero hay que trabajar desde luego, hay que comenzar a teclear como estoy haciendo yo ahora mismo. Hay momentos en que la mente se queda en blanco y tienes que parar, pero desde luego no cabe duda de que quien quiere escribir tiene que ponerse y hacer el esfuerzo, las ideas pueden fluir o no, todos los días no son iguales.

Estoy de acuerdo con Eco en una cosa: para escribir una pagina hay que haber devorado un biblioteca. Antes de escribir mi libro : un seductor llamado Lenin, no se cuantos libros pude leer, , nadie coge la pluma sin haber leído mucho, a no ser que seas  un genio de esos que nacen con el aprendizaje realizado, ya saben niños que tocan el violín con 4 años sin haber pisado un conservatorio. Cuando escribes imaginas, dice Eco que cuando escribió el Péndulo,, hizo dibujos e imaginaba, no todo el mundo dibuja, porque hay que saber hacerlo, pero la imaginación si que es fundamental.

  Cuando el escritor narra la historia dentro de una habitación, el lector no tiene porque saber como era, pero el escritor si, como no la conoce la imagina.

  Eco comenzó su carrera de novelista ya entrado en años (50) y esto parece una moda reciente, a muchos escritores les sucede.

Habría que diferenciar también entre el ensayista y el narrador, uno investiga, el otro imagina, aunque a veces haya historias basadas en hechos reales.La idea de escribir puede surgir en cualquier momento, pero el germen  tiene que haber sido incubado. Cuando escribió El nombre de la rosa, llevaba tiempo tomando nombres de monjes, y un día abrió el cajón y vio lo que tenía anotado y así comenzó su historia.

  A Eco la gente le preguntaba, porqué escribió una novela, y la respuesta creo que es genérica a muchos escritores: porque sentí la necesidad de hacerlo.

  Para los que escriben resulta interesante este ensayo.

Está descargable gratis por Internet. Lo recomiendo