domingo, 28 de mayo de 2017

Mujeres espías.- Intriga y sabotaje tras las lineas enemigas.

Desde la antigüedad la mujer ha formado parte de los servicios secretos, animadas por distintos motivos,ideales políticos,venganza, aventura, amor o incluso dinero.

Por este libro desfilan mujeres variopintas, de distintas nacionalidades y de distintas épocas. Habría que remontarse a épocas remotas como el descubrimiento de la rueda o el fuego donde ya existía el espionaje.

 Los fenicios tenían templos burdeles bajo su control, en ellos las hetairas tenían la doble función de entretener a los hombres y sacarles información.La prostitución siempre ha sido un arma de doble filo, en la edad media se organizan los prostibulum publicum, las mujeres que trabajaban en él cumplían una doble función, ya que eran informantes de las autoridades.

Pero no es hasta el S.XX cuando su rol dentro del mundo del espionaje cambia, hasta entonces hacían su labor de espía desde el hogar, como tendiendo ropa de una determinada manera que era interpretada por quienes debían. Es a partir de la I Guerra Mundial cuando su papel cambia, ya no eran simples señalizadoras de información, sino agentes en activo haciendo el mismo trabajo que un hombre.

La historia de Mata Hari viene narrada en una pequeña biografía,se sabía desde hace tiempo que la holandesa tuvo poco de espía, o como dice el libro, espió poco y mal, le faltaba la inteligencia, sagacidad y discreción propia de los espías, pero pasó  a la posteridad como la espía más celebre, ironías del destino.

En las antipodas de Mata Hari, está Louise de Bettignies, nacida casi en la misma época, 1880 en Francia, pero con una educación distinta, y también con otras inquietudes. Era políglota, una cualidad muy apreciada dentro del mundo del espionaje.

En este libro para sorpresa mía aparece el nombre de Claire Sheridan, la que fuera amante de Lev Kamenev,  desconocía que hubiera trabajado para los rusos como espía. Sé que kamenev tuvo que dejarla ante la presión de su mujer, tampoco sabía que era sobrina de Wiston Churchil.

Pero habría que esperar a la II Guerra Mundial para que la mujer adquiriera un papel realmente importante.Una de esas mujeres fue Mathilde Carré, un cerebro sin corazón,conocida como la gata, pasó de ser heroína de la resistencia a delatora de  sus compañeros.La autora da una biografía de ella. Mathilde estuvo 12 años en prisión por traición, pero tenía la suerte de su lado, al salir se cambió el nombre y aunque escribió su biografía no se volvió  a saber de ella.

Stephanie Von Hohenloe.-Una princesa judia que espió para Hitler.-
¿ Como es posible que una mujer judía se codeara con la cúpula nazi, y trabajara para ello? Pues hay un capitulo en el libro que lo explica. Evitó la deportación, pero esto de por si solo no explica que consiguiera amistad; los americanos llegaron a considerarla la mujer más peligrosa de Europa.La clave de su éxito fue hacer creer a todos que detentaba un gran poder.

Olga Chejova.- Actriz de Hitler, agente de Stalin. Sobre esta mujer leí un libro y hay un resumen en este blog.Es interesante su vida y su trayectoria.Parecer ser que su hermano fue promocionado como músico en Rusia, son muchos los motivos que pueden llevar a una mujer trabajar para tal o cual potencia, parece ser que fue una espía durmiente, a la espera de entrar en acción, esto fue muy normal en la época de Stalin, tenía espías durmientes por todas partes.

No podía faltar la Sra Simpson, cuya biografía se encuentra también en este blog.Wallis era fría,competitiva y egocéntrica, amén de obsesionada con su cuerpo.

Viene también el caso de la espía alemana (RDA) Igmar Schmidt, realmente interesante, de esta mujer hay hasta un video en youtube.

Inteligencia, astucia, físico agraciado aunque no determinante, todo eso y mucho más son necesarios para que la mujeres puedan ser espías