martes, 7 de noviembre de 2017

Ocultimo y misterios esotéricos del franquismo.J.L Hernandez Garvi.

Aparece un nuevo libro sobre Franco, no crean que hay muchos, una veintena, comparado con lo que hay sobre otros personajes históricos no es mucho, de Lenin puede mas haber más de 100 y de Stalin igual.
De Franco se han dado versiones edulcoradas, hay hasta un libro de su ayuda cámara que se llama La Vida privada de los Franco, donde se cuentan anécdotas, ni he leído ese ni este, porque me resulta imposible leer todo lo que se publica. Sobre la afición de Franco por el ocultismo puede haber algo de verdad ( se sabe que contactó con un kabalísta judío que vivía en Tánger y le hizo un talismán) pero también puede haber "añadidos".
   En mi opinión fue un personaje hermético, como todos los dictadores, tiene su lógica, si yo volviera a vivir sería hermética en extremo, osea lo entiendo.El problema de Franco fue los palmeros del régimen, y eso es algo que siempre he llevado mal, el palmero no aplaude en función de la calidad, sino del interés, suele tener poco nivel cultural y actúa en función de intereses espurios, el régimen estuvo sobrado de ellos, algunos desaparecieron, otros perduraron.
   Me gusta conocer al personaje histórico con sus luces y sus sombras, el político me interesa en función de sus gustos personales, sus aciertos y sobre todo sus defectos, los santos no van conmigo.
   Solo Paul Preston aborda algo el lado más personal de Franco, y no sale bien parado. Oscuro, obsesionado con la religión, el sexo ( en negativo) y con destruir todo aquello que se oponía  a sus planes ( tengo resumen en este blog).No está considerado un hombre culto ni inteligente, las personas que lo trataron como Queipo de llano quedaron algo desconcertadas con él; Carrero se dirigía siempre a él como el Caudillo, osea el hombre que dirigió un ejército, pero no nos habla de su personalidad, otro personaje curioso, como fue Serrano Suñer, algo cambiante, no quería hablar de él, cuando en la transición le preguntaba decía: de Franco no hablo y es que intentó entrar en su vida privada, todo lo que oliera a "amor  prohibido" entraba en contradicción con su personalidad, fue un obseso de la religión y el santoral católico pero no dudó en firmar sentencias de muerte.

   Este tipo de personajes en todas la ideologías me resutan algo revulsivos.

No quiero terminar este comentario sobre la historia de la supuesta baraka(*)personalmente la creo, estando en Fés un señor judío amigo mío me comentó que a Franco le hicieron un tatuaje en la espalda, algo diminuto, una especie de amuleto que también tenía Hassan II ¿ verdad o bulo? Pero lo cierto es que ambos estuvieron bien protegidos.

* La baraka es una especie de suerte divina que tienen ciertos mandatarios.
    
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un déjeuner a Madrid.Claude Sérillon.

Un almuerzo en Madrid es un libro que se publica en Francia sobre una historia poco conocida, aquí y allí. En 1970 el General De Gau...