domingo, 8 de noviembre de 2015

El diablo en el cuerpo, pequeño resumen y comentarios

A medio camino entre la biografía y la novela

Acaba de salir a la venta un libro sobre isabel II, la Reina ninfónama, he leído un esbozo pero no el libro completo, pertenece al género de novela histórica, pero lo comunico a los lectores habituales de estas páginas.

Cuando la Reina fue a recibir la Rosa de oro por parte del Papa Pío IX este comentó : Es puta pero pía, curiosa forma de definir devoción religiosa que es lo que palabra significa.

La Reina hizo de su frecuentada cama una cuestión de estado.Soledad Galán ha investigado durante dos años su vida en la corte, a través de cartas y documentos históricos.

La situación de España en aquellos años era desastrosa, a la Reina no se la instruyó para que no pudiera gobernar, la culpa fue de su misma madre que no deseaba dejar el poder, dice la autora que no es una novela erótica pero a través de ella se puede plasmar el fin de una época.

Por la cama de la Reina pasaron un sin fin de personajes, sobre todos miembros de la guardia real y algún que otro aristócrata, la mayoría la usó para sus fines propios, pues aunque en este retrato tiene un fisíco normal en otros su aspecto echa para atrás, ella por su parte ejerció su sexualidad para ejercer el poder que le fue denegado , pues no recibió una educación acorde.

¿Puede una mujer en el S XXI ejercer su poder sexual para gobernar ? Este asunto no es nada nuevo, pues si nos remontamos a épocas pretéritas,digo bíblicas ya entonces era moneda común y hoy en pleno S.XXI nada ha cambiado al respecto, no la dejaron gobernar desde la política y lo hizo desde la intimidad.

Con 16 años la casaron con su primo Francisco de Asis a decir de algunos homosexual,el matrimonio tardó un mes en consumarse, se casó por interés, ser el Rey consorte.

El hombre que mas la hizo gozar fue Francisco Serrrano, apodado el General bonito, fue su gran amor y quien más la hizo sufrir y tambien fue quien la traicionó levantandose contra ella. la mandó al exilio y se quedó él como regente.

El pueblo en estos casos suele ser peligroso y caprichoso,primero la piropeó y luego la echó.

Hoy la mujer goza de otro estatus pero aún así en asuntos de cama no es lo mismo cuando el putero es él que cuando es ella.