miércoles, 6 de enero de 2016

La gravedad y la gracia.- Simone Weil, algunas notas.


No conocía la obra de Weil porque a veces resulta imposible conocerlo todo. La obra es filosófica y el destino como telón de fondo, quizás por eso me ha resultado interesante.

Weil analiza a los clásicos a veces tan olvidados. Si me ha chocado que la Iglesia se interesara en ella y quisiera hacerla suya, una Iglesia que es ambigüa en el tema del destino porque es incapaz o no desea explicar bien lo que es el libre albedrío, dejándolo a al interpretación de cada cual.

Algunas comentarios de la autora.
Cuando una civilización ignora estos dos principios fuerza o miseria,no podrá aspirar a la justicia,ni podrán conocer el amor  porque pensarán que la miseria nunca les afectará a ellos.

Weil viajó por Europa, sobre todo por Italia, allí conoció la belleza de su arquitectura, pero también conoció gente, ambiente y sabores, yo he llegado a la conclusión que quien no conoce otras culturas se queda anclado en una sola realidad pensando que su realidad es la mejor, y cuando sucede esto difícilmente la persona pueda progresar espiritualmente.

Weil alaba la belleza, puede ser una estatua o un jardín, para ella es un sacramento con virtudes sobre naturales, su mirada sobre el mundo recibe equiescencia sobrenatural todo ello con cierto distanciamiento, a veces da la sensación que Weil es una mística al estilo de Sta Teresa pero viviendo en el S XX y estando en libertad, a Simone la mueve la verdad por eso a veces tiene que mantener las distancias con quienes intentaban acercarlas a sus posturas. Pero había un dilema que no lograba salvar : gracia o condenación, tuvo una experiencia mística de tipo cristiana pero eso no modificó su pensamiento.

El escritor Czeslaw Milosv da en la diana cuando dice: El enemigo de la justicia es la plegaria.

Simone intenta dilucidar el problema de la desgracia en el mundo pero no  llega a despejar el camino, en muchos aspectos la obra de Weil y la de Maria Zambrano es idéntica aunque no llegaron a conocerse.
Si en Spinoza las cosas son proyecciones de los atributos de Dios en Weil el YO del hombre intercepta y enturbia esas proyecciones (estoy más cerca de Weil que de Spinoza) para ella Dios es un ser alejado, ausente, y yo añadiría que no desea interferir en los asuntos del hombre, dejándolo  ejercer su libre albedrío y de esta forma  el mal se impone al bien, las pinturas de Miguel Angel en la capilla Sixtina parecen verlo también así, Dios se separa de Adám en el momento de la creación, esa creación desde el primer momento tuvo una llaga, los filósofos suelen ahondar en este tema y proponen que para acercarse al creador hay primero que vaciar el YO.

Algunos autores han querido ver en Weil una traición al judaísmo pero cuando se supo de la existencia de cámaras de gas, weil había fallecido, otros autores también son críticos porque quiso desligar la religión del estado, cosa que entre los judíos siempre ha sido una simbiosis y no hay nada peor que identificar un país con una religión, sucedió en la España de Franco donde todos por narices tenían que ser católicos y donde otros cultos no eran bien aceptados, sucede en Israel para muchos judíos ser judío implica ser practicante, y son conceptos distintos, y por supuesto sucede en países árabes, nada mas hay que ver como ha comenzado el año en Arabia Saudí y lo complaciente que ha sido occidente.

Weil advierte del poder de la ciencia al servicio del bien y no del poder (acuérdense de Hiroshima) la ciencia se ha convertido en un servicio de la opresión humana. Para Weil la experiencia religiosa tiene que estar al servicio de los oprimidos y no del poder económico como por desgracia sucede.

La escritora se inscribe en una tradición de sacrificio y anonimato  como le sucedió a Sócrates, cuando no tienes un sistema detrás donde parapetarte te pueden machacar.

Una de sus obras mas aclamadas fue Echar raíces, Camus la elogió, quienes mas sufren el desarraigo son la clase obrera y el campesino, posiblemente esto no tenga mucho valor hoy, cuando muchos huyen de la ciudad al campo, el campesino actual en Europa no es un ser desarraigado, si el obrero y tampoco en todos los países, la Europa de 1940 no es la de S.XXI, pero no llegó a concluir la obra, murió joven.

La Gravedad y la Gracia.-
Todos los movimientos naturales del alma se rigen por la gravedad física excepto la gracia, la autora se refiere a la intervención de lo sobre natural.
                                                                                       
Vacío y compensación.-
Quien sufre trata de comunicar su sufrimiento.Imposible perdonar a quien nos ha hecho daño si ese daño nos ha rebajado.¿ Que se gana haciendo daño al prójimo, se pregunta Weil? Sale uno mas crecido, y creo que es una gran verdad, perdonar no se puede, cuando alguien te ha hecho daño se crean unas reacciones dentro de nosotros.

Un rostro inteligente el de Weil

Esto no es  un resumen propiamente dicho, pues es imposible resumir su obra o hacer una sinopsis, advierto que no es un libro de fácil lectura. Se puede descargar gratis por Internet