martes, 25 de abril de 2017

El año de la muerte de Ricardo Reis.-

De este libro hay varias portadas porque ha tenido varias ediciones. Yo me he decantado por esta, con una imagen del insigne Fernando Pesoa. Me ha costado un poco meterme en la historia, lo había visto varias veces por aquí y por allá pero no conseguía saber de que iba.El tema de las sinopsis como lectora que soy me fastidia bastante, las editoriales a veces incluso evitan decir algo en concreto y escriben vaguedades.Solo el otro día supe algo al respecto,muy poco y pensé que la historia me podía interesar. Ya antes había intentado leer El hombre duplicado y el libro no estaba hecho para mi, por eso me resistía a leer a Saramago. He tenido que leer sobre unas 50 paginas para atar cabos, pero pensé que debía intentarlo.

 Saramago hace un derroche de prosa, describe lugares, momentos y hasta a la Sra de servicio del hotel. Ya en la pagina 40 hay un comentario para hacer una idea del momento histórico: dimisión del gobierno , disolución de las cortes, el nombre de Fernando de Pesoa y su próxima muerte .

Después de 16 años fuera de su país Ricardo Reis vuelve a Lisboa para encontrarse con Fernando Pesoa, Reis pasea por la capital, observa y describe todo lo que ve. Pesoa ya esta muerto, así que la conversación es imaginaria. Es una impresión extraña esta de mirarme en el espejo y no verme, dice el poeta.En el transcurso de la conversación Reis no sabe que hacer, si quedarse en Portugal o volver a Rio, las dudas le asaltan, vine por su muerte, añade Reis, es como si muerto Vd solo yo pudiera ocupar el espacio que ocupaba. La historia tiene como hilo conductor al poeta portugués antes nombrado, y que en aquellos momentos era ignorado de las multitudes (*) Pesoa tuvo que esconder su obra por miedo a que la "robaran"

   Y detrás de todo la figura de Oliveira Salazar, el "gran educador del siglo".Reis llega en el momento del ascenso de Oliveira. Un paseo por el Portugal del sabio dictador, poco conocido en nuestro país, las lealtades siempre agradecidas, el auxilio a los pobres, dado por parroquias y feligresía, iniciativa de singular belleza como decían los periódicos de la época.

Cuando Ricardo Reis es interrogado, que no preguntado por su vuelta al país, su interrogador le comenta: la paz que hay en las calles, los puestos de trabajo que se crearon, el patriotismo y el bien común, Reis responde: creo que van a crear centros para dar sopa a los pobres; Reis era sospechoso de subversiones pasadas y futuras.

Un rostro hierático y frío el del mandatario luso.Yo tengo un resumen en este blog, que se llama La vida amorosa de Oliveira Salazar.Le gustaban las mujeres, pero no era hombre de pareja estable, siempre rehuyó el compromiso. Resulta difícil saber si estuvo alguna vez realmente enamorado o si es que se cansaba pronto de la relación, queda la duda  con la ultima pareja,una francesa, periodista, con la que tiró la casa por la ventana, porque tampoco era generoso, mas bien todo lo contrario.A decir de una de sus amantes, el dictador era rápido.

Si hay algo que distinguió a Salazar de Franco es que el primero tuvo siempre claro la separación de poderes entre la Iglesia y el estado,no organizó ninguna cruzada religiosa y en Portugal existía el divorcio, parece ser que el portugués receló siempre de Franco (**) y no sintió ningún tipo de admiración por él,la suya fue una dictadura personal, que dejó al país estancado pero no fue lo que se dice un fascismo.

La muerte de Ricardo Reis es algo más que un análisis de los años duros del régimen dictatorial de Salazar, Saramago saca su vena filosófica, analiza la soledad de distintos ángulos y es que un buen libro es algo mas que una historia.

Me quedo con una frase: quien paga cree que el dinero confiere todos los derechos.


(*) Hay algo que muchos escritores olvidan, y no solo lo he leído en Saramago, y es que todas las obras no están hechas para las multitudes, los políticos de izquierda ( no suele ocurrir con los de derecha) creen que determinada poesía tiene que ser escuchada y oída por todo tipo de público, y hay personas que nunca han leído, por motivos varios, algunos tuvieron una biblioteca a su alcance y nunca cogieron un libro por la sencilla razón de que no les gusta leer, y tampoco se puede obligar.Y otros leen el bestseller de turno, lo tienen 3 meses abriendo y cerrando ( no se como se puede leer así) hasta que lo terminan. Tener una biblioteca en casa influye pero no es determinante, en mi caso no la tuve y soy una gran lectora.

Muchas veces he intentado leer alguna obra sobre como era la vida bajo el régimen de Salazar, y no he visto nada, posiblemente en Portugal existan, pero no se han traducido, porque en la España de las tribulaciones se interesan por la literatura nórdica, obras extrañas algunas, desaparecidos que se alargan en 500 paginas, pero no parecen estar interesados en lo que acontece en el país vecino.

(**) El mandatario luso desconfió durante la II guerra mundial de Franco y de sus coquetéos con el gobierno  alemán, pensó que si España entraba en guerra arrastraría de alguna manera a Portugal; si parece que Franco sintió simpatías por Salazar