martes, 3 de mayo de 2016

La Orquesta Roja.-Gilles Perrault

RESUMEN.-

Este libro que cayó en mis manos de forma casual es del año 73, creo que está en versión Pdf descargable si no ha caído el link.

La Orquesta Roja era la red de espionaje más eficaz que hubo en los años  40 en plena guerra mundial, fue creada por Leopold Trepper conocido como el  Gran Jefe, polaco de origen judío .

Este libro es para los amantes del mundo del espionaje. cuando se escribe  ( mediados de los 60) todavía quedaban muchos agentes  vivos y fue gracias a ellos que el autor pudo hacer esta novela a caballo entre la realidad y la ficción.-

Leopold Trepper nació en Polonia en 1904 hijo de un viajante de comercio, tenía 12 años cuando su padre falleció, Polonia era entonces anti semita ( yo creo que siempre lo ha sido) estudió  derecho e historia en Polonia, subsistiendo mal que bien, pero los vaivenes económicos de Polonia le obligaron a dejar los estudios, trabajó de albañil , luego de cerrajero,  minero y peón en una fundición, pasando hambre, participó en un motín y fue a prisión, tenía 22 años. Cuando salió tomó el nombre de Domb y sería conocido como el gran jefe,no quería seguir viviendo en Polonia, y llamó a las puertas de la organización Hechalutz, organismo sionista financiado por judíos americanos, la misión de Hechalutz consistía en escoger quienes iban a Palestina y quienes tenían que quedarse, cuando llegó a Palestina tenía 24 años, en Palestina hizo trabajos de poca monta, nada parecía indicar que los esfuerzos que hizo la familia fueran a tener una recompensa, pero ciertos informes indican que en 1929 se convirtió en miembro del comité central del Partido Comunista palestino, cuando fue liberado de la cárcel emigró a Francia y continuó con oficios heteróclitos hasta descubrir su verdadera vocación, en aquellos años funcionaba en Francia una red de espionaje soviético que funcionaba muy bien.
Trepper y Georgi de Winter

Por aquel entonces Domb conocía ya todas las casas de Paris con doble salida eso  hizo posible la huida de casi todos, la policía lo bautizó con el nombre de Fantomas, su técnica profesional asombró a la policía francesa, tenía 28 años cuando escapó de una redada policial, escapando de un tren, llegó a Berlín y allí fue a la embajada soviética recibiendo ordenes de trasladarse a Moscu, y ahí comenzaría su vida de leyenda, pero para Moscu solo era un aprendiz prometedor.

En 1939 encuentra a Georgie de Winter en Bruselas, hija de un americano y una belga, tenía 20 años en el 32, el aspecto de Tepper era el de un hombre con tendencia a los kilos y no lo que se dice un hombre guapo, pero su seducción estaba en su cabeza, su presencia lo abarcaba todo, había en él una fuerza interior que sosiega y tranquiliza. Se conocieron en una confitería al modo de la época, ella dejó caer un guante y el fue a cogerlo, se presenta como negociante, Georgie está embarazada de un novio que se ha fugado y Tepper tiene una relación sentimental con Luba, judía  polaca, la conoció en Palestina, las reglas de juego de la pareja con una trayectoria bien particular escapa al vodevil burgués de adulterio, la pareja tenía ya dos hijos.


                                --------------------------------------------------
En la jerga de los servicios secretos alemanes un director de orquesta es el jefe de una red de espionaje y el solista principal llamado el pianista es el radiotelegrafista  y en la Europa ocupada se trasmitía música, en la estación de Cranz ( Alemania) se había detectado un solista, un pianista en el corazón de Alemania inquietó a la Abwehr, si los dirigentes rusos descubrieran un emisor a trescientos metros del kremlin no hubieran salido de su estupor, pero los alemanes desconfiaban de que existiera porque no tenían forma de capturar las emisiones, no sabían si el pianista estaba en Berlín. Los detectores que tenían los alemanes en aquellos años eran enormes de grande , iban en un coche que necesitaba un tubo de 1 metro de diámetro y se detectaba fácilmente, así que tuvieron que ingeniar algo mas pequeño, poco a poco fueron reduciendo hasta conseguir un maletin pequeño.

El radiotelegrafista tenía a un grupo de agentes por la zona observando el panorama, por ej una carpa con la insignia de correos y un grupo de carteros  por los alrededores era sinónimo de agentes secretos disfrazados, que estaban a la espera de que el músico comenzara a emitir para captar la señal, este solía tener tres viviendas alquiladas en distintos puntos y cambiaba diariamente pero a veces la carpa aparecía en todas las zonas desde donde el radiotelegrafista emitía.
El pianista  tenía que hacer malabarismo para no emitir siempre en la misma longitud de onda y que los alemanes no pudieran detectarlo, el telegrafista que traía de cabeza a los técnicos de la Funkabwehr era PTX ,en Bruselas había tres emisoras clandestinas y las tres utilizaban la misma longitud de onda con lo cual resultaba imposible detectar a PTX que era buscado desde hacía tiempo. 

Encontrar a tres emisores que utilizaban el mismo código y la misma longitud de onda y no era fácil porque además los pianistas disponían de numerosos refugios, las emisiones se hacían por la noche con el toque de queda lo cual impedía que hubiera vigías por la zona. El teniente que dirigía la operación no pudo dar crédito cuando supo que sus hilos de seda no cruzaban con ningún otro. PTX se había convertido en la obsesión de Berlín. Finalmente Alemania ideó una maleta buscadora que era una maravillas se utilizó por primera vez en Belgica, el teniente que dirigía la operación dijo estar seguro que el pianista se encontraba en la calle Atrebates, había tres casas sospechosas una de ellas vacía y la intuición del sargento  se dirigió a ella, durante tres noches se instalaron en una vivienda contigua, al final fue la vivienda ocupada por unos sudamericanos de donde se hacían las emisiones. Finalmente fueron descubiertos, desde hacía tiempo se cernía sobre ellos una catástrofe,  emitir cinco horas dirías tal y como exigía Moscu, era imposible emitir de forma impune.

En 1939 Tepper recibía 359 $ al mes de sueldo,imagino que debía ser una fortuna,desconozco cuanto se cobraba en aquellos años como salario pero imagino que debían rondar los 20/30 $ mensuales y un agente normal 100, pero tenían gastos de dieta ilimitados, había que pagar a mucha gente, sobornos,montaje de empresas falsas..un agente podía tener una librería como cobertura y ese dinero se le daba, lo que costara se le daba. Tepper también manejaba oro ante una posible caída del franco o dollar.

La Red había reclutado a dos agentes alemanes en París ( trabajaban en telefónica) y había que pagarles, dentro de la red había una importante  cantidad de judíos de todas las nacionalidades, el judaísmo de aquellos años era comunista.

Quien todo esto cuenta es Fortner,uno de los agentes alemanes del contraespionaje que en 1965 residía en París y fue entrevistado por el autor.Cuenta Fortner que con el tiempo fue intimando con Carlos Alamo uno de los sudamericanos de la red soviética y que le encantaba hablar de metafísica. 

Continúa Fortner:
Pero el Gran Jefe decidió trabajar también para los alemanes, y les dio una conferencia sobre espionaje, quedaron atónitos, el espionaje ruso les llevaba años en técnicas de todo tipo y pone un ejemplo de como montaban las citas entre ellos porque nunca se programaban con tiempo, el agente tenía que ir a una determinada cabina y como entonces había anuarios en la misma el agente marcaba en un determinada pagina en la cuarta linea una raya y en la sexta otra esto significaba a las cuatro del sexto día, osea el Sábado a las cuatro, luego el otro agente pasaba el mismo día por la cabina y miraba el anuario y así sabía el día y la hora, los rusos se veían siempre en lugares concurridos y a veces pasaban los documentos en cajas de cerillas, en fin tenían mil tácticas que los alemanes desconocían.

En 1945 regresó a Moscú y estuvo 10 años en la carcel, cuando salió se fue a vivir con su esposa Liuva a Varsovia y finalmente a Jerusalem donde vivía de forma modesta en un apartamento de tres piezas, falleció en el 81

Por cierto la traducción de la obra deja mucho que desear.