miércoles, 9 de mayo de 2018

Caridad Mercader. Notas


            Estaba leyendo un libro sobre Caridad Mercader que no he llegado a terminar ni tampoco he podido resumir, no digo que el libro esté mal escrito o mal documentado, solo que a veces los lectores conectamos o no con una obra.
    De esta mujer más que biografías hay historias circulando, y parece que cada autor ha manejado unas fuentes distintas. Yo de ella sabía algo por Padura y por Maritza Mazin que escribió La falsa esposa, con resumen en este blog, intuyo que trotskista, aveces se escribe y se publican cosas disparatadas.
     El libro que estaba leyendo no da mucho protagonismo a Nahun Eitingon(*),más conocido como Leonidas, espía de Stalin e instigador del asesinato de Trotsky y de Andreas Nin, en la vida sentimental de Caridad. Según Mazin entre Caridad y Leonidas hubo una pasión desbordada, e hicieron el amor nada más conocerse en el aeropuerto del Prat en Barcelona, Eitingon la metió en el aseo de señoras y cerró con pestillo el acceso, (hay detalles del momento, que yo omito), esto parece más propio de una novela policíaca que de una historia real; se convirtieron en amantes y Caridad comía pollo, huevos y mantequilla en una Barcelona asolada por la guerra, hablamos del 36, también dice Mazin que Eitingon actuó como un padre para sus hijos, lo cierto es que se entabló una gran amistad casi de amor filial entre Eitingon y Ramón. El final de esta historia es bastante triste pues Caridad se enteró que su amor había terminado cuando viajaba en un tren de Moscú  a París   en los años 40, Eitingon tenía ya sustituta, una joven rubia, también espía que viajaba con ellos y con la que contrajo matrimonio.Siempre según Mazín. Las webs rusas también dan una información similar, y adjuntan fotos del matrimonio de ellos dos con sus hijos que yo he querido poner abajo.
  
   Las personas que la trataron la describen como una mujer dura e inflexible. En cuanto a Silvia Ageloff también hay lagunas extrañas, llevaba tiempo con ciertas sospechas hacia Ramón, el hijo de Caridad ¿pudo más el amor por él que la sospechas que ya albergaba?Ramón es descrito por algunos autores como un seductor nato, sabemos que el físico es secundario, pero hay algo en el rostro de Ramón que no me encaja.
La foto es de cuando fue detenido y ya sabemos que este tipo de foto dan siempre un aspecto de quinqui, pero no me acabo de creer lo de seductor, aunque Silvia se enamorara de él. El colofón  a la historia de  Caridad es cuando esta se presenta en el entierro de Natalia  Sedova (esposa de Trostki) en París (**) y Silvia la reconoce por el extraño parecido con Ramón.Realmente las "biografías" sobre Caridad Mercader están basadas en una serie de hechos mas o menos contrastados y el resto parece ser imaginación del autor, tanto cuando se habla de la madre como del hijo.Quizá quien mejor los ha investigado fue Padura(***) en su excelente libro El hombre que amaba a los perros. El resto parece ciencia-ficción.

   Ramón Mercader sospechaba que pudo ser envenenado por los rusos, a raíz de un reloj de oro que le regalaron. No me extrañaría nada, en aquellos años se impuso la "moda" de regalar relojes de oro que llevaban una carga de uranio enriquecido que producía cáncer en un tiempo record.

Dudo que Eitingon entrara por el aeropuerto del Prat. Los espías solían entrar por fronteras terrestres menos controladas. Eitingon se volvió un tipo engreído, soberbio, sus éxitos en el espionaje, sus condecoraciones por Beria y Stalin (aunque cayera en desgracia por un tiempo) y la locura que despertaba en las mujeres, le volvió intratable, tuvo que pasar 12 años en presión (1957-68) aunque ya había estado encerrado por orden de Stalin,pero en el 53 fue puesto en libertad por Beria (Eington era un hombre de Beria) para que se diera cuenta de lo que valía la libertad, al salir de la misma estaba cambiado. En algunas webs le llaman el macho alfa del espionaje soviético. Aquí lo tienen en una foto.
            Tres retrospectivas de Eitingon. La información que dan las webs rusas no coinciden con otras.Su esposa se llamaba Musa  Malinoskaia, espía rusa, fue por esta mujer que dejó a Caridad. Esta información es coincidente con la que da Maritza Mazín.Nahun era judío como tantos rusos comprometidos con la revolución y con el régimen de  Stalin,pero se cambió su nombre por el de Leonidas, una constante entre los judíos rusos de aquellos años.            

**¿Pudo Caridad presentarse en el entierro de Natalia Sedova? Siempre digo que hay que citar las fuentes de donde uno obtiene la información, soy bastante escrupulosa a ese respecto. 

***Padura si habla de la relación entre Caridad y Eitingon.La obra de Padura está basada en los escritos y la historia que el mismo Ramón le contó, cuando lo conoció de forma casual en una playa de la Habana.
            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un déjeuner a Madrid.Claude Sérillon.

Un almuerzo en Madrid es un libro que se publica en Francia sobre una historia poco conocida, aquí y allí. En 1970 el General De Gau...