jueves, 22 de mayo de 2014

Saddam el sanguinario




El otro día en la biblioteca encontré una biografía de Saddam, y pensé que podría ser interesante, cuando abrí la tapa y miré en la solapa me di cuenta que nadie había cogido ese libro antes que yo , a pesar de que llevaba ya unos 4 años.

No es de extrañar, la vida de Saddam se asemeja a una película de terror, Viernes 13 se queda corta ante el sadismo de este hombre, que gobernó Iraq  por mas de 30 años.

Entre los horrores cuenta el autor Con Coughlin que tenia en un Palacio llamado el Palacio del Fin, el nombre venía de antes de que él llegara al poder, una cuba llena de ácido, donde metía a la gente viva y esperaba entre atroces gritos que su piel se deshiciera.

Para hacer un pequeño esbozo de lo que fue su vida, se piensa que nació en el 39, aunque el siempre dijo en el 37, al parecer porque cuando se casó con una prima esta había nacido en su mismo año y en Iraq esto estaba muy mal visto, la mujer tenia que ser algo mas joven siempre, sino mucho más.

Con esta prima tuvo 5 hijos, dos de  los varones Uday y Qusay auténticos monstruos, sobre todo el primero, asesinaba a troche y moche por simples discrepancias, pendenciero y de gatillo fácil Uday sembró el terror en Iraq.-

De pequeño Saddam no recibió educación, era literalmente analfabeto, su padre huyó y su madre lo mandó con un tío para que lo criara, la madre de Saddam trabajaba como vidente y con lo poco que conseguía tenia para comer un plato de comida, vivía en un poblado de latas, se casó en segundas nupcias y tuvo mas hijos, el padrastro lo maltrataba, pero él con el tiempo lo perdonaría y le daría un puesto en el gobierno.-

Ya metido en la pubertad se fue a estudiar a Egipto auspiciado por su tío, y llegaría a matricularse en derecho, era voluntarioso, y aprendía pronto.-

Desde los 20 hasta los 36 que se hace con el control del partido Baas y posteriormente con las presidencia, no había pasado tanto tiempo.-

La táctica de Saddam era engañar a todos, y quitar de en medio a quien le estorbaba , el numero de crímenes que viene en el libro me resulta imposible de recordar, entre las personas que mató figuran allegados,ministros, familiares, cuñados, el Presidente Bakr que le dio la vicepresidencia y confió en el, sus yernos a los que mató y metió en un camión de la basura. Otro método de matar era con talio, no huele, no sabe a nada, y produce la muerte en cuestión de un par de días, cuando alguien solicitaba un pasaporte , la policía lo llevaba a su despacho y mientras el policía hacia el “tramite” le daban un refresco con este veneno.

El nombre de Saddam se convirtió en sinónimo de terror, hasta los matrimonios familiares los concertaba, esto era una practica habitual en la sociedad iraquí, se casaban entre los miembros del clan, Saddam pertenecía al clan de Tikrit.-Nadie podía negarse a sus designios.

Después de casi 20 años de matrimonio se divorcio de su esposa y se casó con una mujer mucho mas joven, de la que también terminó separándose, su primera esposa llegó a odiarle, pues mató a su hermano.-le gustaban las rubias, y las secuestraba, las llevaba a Palacio y se le complacían les daba una buena cantidad de dinero, sino en el patio trasero les pegaba un tiro.

Era un hombre tremendamente presumido, se teñía el pelo,llevaba trajes perfectos e iba siempre impecable .

Tenia numerosos palacios, y todos tenían personal trabajando en él, se preparaba tres comidas diarias por si acaso venia en algún momento, le gustaban las películas de intriga y asesinato, su preferida era Chacal.


En los primeros años de mandato modernizó el país , construyó hospitales, escuelas, Universidades, edificios modernos, carreteras, todo era gratis, hasta el punto que se decía que Iraq era el único país del mundo árabe que tenia un estado del bienestar, pero con el tiempo la paranoia y su obsesión enfermiza por quitar de en medio a gente que creía enemigos  convirtieron al  país en un lugar de terror. Muchos pudieron escapar

Entre sus libros de cabecera estaban las biografías de Stalin y Hitler, ambos les fascinaban.

Saddam tuvo el fin que se merecía.-

A titulo anecdótico y esto no lo cuenta Coughling,  a las afueras de Bagdad entre los ríos Tigris y Eufrates hay un islote,según la tradición bíblica (Génesis) allí se encontraba el Jardín del Edén, curiosamente hay un manzano antediluviano ( el único en el mundo) que produce manzanas gigantes que los iraquíes no comen por cuestión de superstición, pues bien en ese islote Saddam mandó construir un parque de atracciones, todo en él era histriónico.  La ironía ha querido que hoy Bagdad sea un ciudad en ruinas.